El Hindú sopló noventa velitas 

Con su rica historia y su auspicioso presente, el tradicional club de calle Sarmiento celebró su 90° aniversario con distintas actividades para socios y amigos. 

El pasado 25 de mayo no solo se festejaron los 207 años de la gesta patriótica de la Revolución de Mayo. También fue una fecha más que significativa para nuestro barrio, porque una de sus instituciones más tradicionales, el Hindú Club, cumplió 90 años de vida.  

La celebración central consistió en un almuerzo en la jornada del 25, con la ventaja de ser feriado, que continuó con baile y espectáculo musical para toda la familia de Hindú.  

La institución está atravesando un muy buen momento en lo deportivo e institucional. Estos últimos años han sido tiempos de crecimiento, según cuenta con orgullo Rubén Whelan, su presidente.

Su historia 

Sin pensar en la trascendencia de sus actos, doce jóvenes que se reunían a jugar al básquet en el predio del viejo club Hidrolipo (estaba donde hoy se ubica el colegio Garzón Agulla), sentaron las bases para crear lo que hoy es Hindú. 

La primera inversión del grupo fue una pelota. El 25 de mayo de 1927 jugaron el primer partido como equipo y por eso se considera la fecha de fundación.  

Con entusiasmo continúan los encuentros hasta el 12 de junio del mismo año, momento en el cual se decide  Esos encuentros informales, motivados por el amor al deporte y el entusiasmo por darle un marco a la práctica del básquet, se convirtieron en gestiones más serias hasta que el 12 de junio de 1927 se decide conformar la primera comisión directiva provisoria, con Félix José Demonti en la presidencia. En el mismo encuentro se establecería el nombre Hindú Club para la institución naciente.

Luego el club se trasladaría a un predio ubicado en la esquina de Roma y Rosario de Santa Fe, hasta el 24 de enero de 1949. A través de un decreto del Dr. Raúl Luchini, se concreta la donación de los terrenos ubicados sobre Sarmiento 1250, sede en la que Hindú desarrolla sus actividades desde entonces hasta el día de hoy.  

Grandes valores 

El club cuenta entre sus pergaminos con el paso de gloriosos deportistas como Pablo Lion, Osvaldo Barreiro, Juan Butori, Fernando «Chicho» Fontanetti, Miguel Farías, Fernando Funes, los hermanos Duarte, Mario Ferrando, el “Lungo” Martínez, Atilio Pescante, Blas Guzmán, Rodolfo Lacasia, entre otros. 

En una etapa más cercana (los ‘80, ‘90 y la década pasada), se destacaron Germán Filloy, Esteban Prato, Matías Ibarra, Nicolás Aguirre, Matías Lescano y Mariano García.  

En la actualidad, jóvenes realidades – ya no son promesas – como Gastón Whelan, Javier Saiz, Santago y Juan Pablo Vaulet engrandecen el nombre de Hindú con sus participaciones en selecciones nacionales. El último de esa lista fue seleccionado pasado en el draft de la NBA, la franquicia de Michael Jordan, el mejor basquetbolista de la historia.  

No solo básquet  

Con el tiempo la propuesta social se ha acrecentado al punto de presentar una amplia gama de actividades para la familia, ubicando a Hindú como uno de los clubes más representativos de Córdoba. 

La institución goza de buena salud en lo deportivo y lo económico. “Los logros deportivos en nuestra disciplina madre, el básquetbol, han sido ser campeón provincial en la categoría mayor en la temporada 2013/2014; campeón en los años 2013-14-15 de la Asociación Cordobesa de Básquet (ACBB); campeón provincial 2015/16 en la categoría U17 ; campeón 2016 en Novo Hamburgo (Brasil) en la categoría U16 y campeón 2017 en Valparaíso (Chile) en la categoría U15”, enumera con satisfacción Rubén Whelan. 

El presidente agrega que otro objetivo cumplido de los últimos tiempos fue “inaugurar la pileta climatizada, un sueño de siempre”. Además, subraya la apertura de nuevas actividades: “Se creó la escuela de fútbol, hoy con más de 160 chicos; se incorporó gimnasia rítmica; y judo y karate dejaron de ser un proyecto y hoy son una realidad que nos llena el espíritu”. 

Lo social, presente 

Si bien es su fuerte, no todo es deporte en la actividad de Hindú. “Llevamos adelante un programa de acción social a través de nuestra mascota y pudimos realizar una gran cantidad de acciones solidarias a través de la Fundación Manos Abiertas, Caritas, la casa de Ronald Mac Donalds, entre otras instituciones”, destaca Whelan.  

 “El club está en franco crecimiento en la faz deportiva. Queremos recuperar el protagonismo a nivel nacional (…) Está económicamente y financieramente equilibrado y con muchos proyectos por delante”, aseguró el titular de la institución.  

 Entre los proyectos a futuro próximo, el dirigente dijo: “Queremos hacer un gimnasio a la calle, un albergue para deportistas y cambiar el piso flotante del estadio”.  

Corazón aurinegro 

Sin disimular la emoción que le genera hablar de su club, Rubén afirma: “Hindú es mi vida. Acá jugaron mi padre, mi padrino, mis primos, mis sobrinos, mis hijos, mis amigos y por supuesto yo. Es un verdadero sentimiento”.  

El presidente cierra el diálogo con una invitación a sumarse a la institución: “Siempre reclamamos un espacio donde expresar nuestras inquietudes.. Hoy Hindú te lo ofrece para que todos participen, se involucren en algo y para que nunca dejen de soñar”.  

 “Permitime agradecer a los verdaderos «gladiadores de la institución», a aquellos que desde el anonimato hacen realidad los sueños; me refiero a las comisiones directivas, empleados y socios que, algunos desde el cielo, nos marcan el rumbo”, concluye Whelan.