Miguel Ángel Viano: “Siempre fui un defensor del General Paz de antes”

En el marco del día del arquitecto, que se conmemoró este 1° de julio, charlamos con un referente del barrio en esta profesión. El profesional señala cómo la economía y la inseguridad cambiaron la fisonomía urbana y la vida cotidiana de General Paz y anticipa que la ola inmobiliaria podría extenderse a San Vicente.  

Miguel Ángel Viano (35), un vecino histórico de la calle Güemes, dejó el barrio hace unos años aunque sigue de cerca la evolución urbanística de la zona.  

Afirma que General Paz “perdió aire y espacio”, que no ve factible que Juniors cambie la normativa de edificación, por lo cual “seguirá siendo tranquilo y hermoso” y que el próximo barrio a densificarse en altura sería San Vicente. 

¿Cuál es tu mirada sobre la transformación de la fisonomía urbanística de General Paz de las últimas dos décadas? 
Nuestro barrio hace ya unos diez años comenzó a mostrar evidencias concretas de la transferencia de población y emprendimientos ya agotada en Nueva Córdoba, debido a la densidad edilicia saturada, pero por sobre todo debido a la búsqueda de «aire y espacio» que este barrio dejó de ofrecer hace también varios años. En cuanto a la arquitectura en sí, en el barrio no hay grandes obras, y con esto me refiero a edificios de cualquier tipo que trascienden en el tiempo por una o muchas razones, no solo estética. 

¿Hacia dónde va esa densificación en altura? ¿Pueyrredón, San Vicente, zona del Mercado Norte, otro sector? A largo plazo, todos estos barrios recibirán nuevos emprendimientos, desde mi punto de vista, en las zonas más tranquilas y mejor conectadas con el resto de la ciudad de cada uno. Sin embargo, el que mejor se perfila para la inversión en el futuro probablemente sea San Vicente, por su característica de barrio pueblo, al poseer (como barrio General Paz) una gran infraestructura y servicios (más allá del estado de los mismos) y ser más independiente del centro que otros barrios. Además, por su ubicación y correcta conexión por la costanera y avenida Sabattini y su vínculo con el río, suena como la mejor alternativa después de General Paz, aunque a éste aún le queda mucho camino por recorrer. 

Algo que varios intendentes vienen intentando es el desarrollo de la costanera, ¿cómo ves esta proyección?
En el cauce del río Suquía veo muchos edificios lindos, en complejos cerrados, pero muy poca infraestructura urbana en torno a los mismos y el desequilibrio se nota mucho. Creo que cada uno de estos emprendimientos debería aportar obligatoriamente al barrio integrándose al mismo y no solo usando la tierra para un beneficio de pocos. La municipalidad debería regular esto modificando la normativa y mirando un poco más al futuro, no solo tomarlo como un negocio para ganar dinero, que es el problema que está arruinando la ciudad. Es decir, deben construir para ganar pero también dejarle algo útil a la sociedad. 

¿Qué puede pasar con barrio Juniors? ¿Cuánto tiempo más podrá seguir siendo un “oasis sin edificios” a metros del centro? Juniors seguirá siendo un hermoso y tranquilo barrio siempre y cuando la normativa lo permita. Si esta cambiara, lo cual no veo factible, lamentablemente comenzaría a perder la identidad y peor, su gente, como de a poco pasa con nuestro querido General Paz.  

¿Cuál es el futuro de la ciudad en general en cuanto a desarrollo urbano? Probablemente uno de los factores que más efecto causen en el desarrollo urbano es el económico por la necesidad de invertir de algunos sectores de la sociedad y la demanda por parte de la población. Pero también hay otro factor que ha provocado un efecto en el modelado de la ciudad: la seguridad.  

¿Cuánto influyó el delito en el re-diseño de la ciudad?
Por esta causa nacieron los countries y barrios cerrados y por ella también hoy hay una mayor demanda de departamentos en edificios en altura. Si el delito fuera un tema menor, la cantidad de barrios cerrados se contaría con los dedos.

No solo cambió entonces la fisonomía del barrio sino con ella la vida cotidiana 
Creo ser de una de las últimas generaciones doradas que disfrutó el General Paz donde podía recorrer libremente, andar en bici por todo el barrio hasta la noche… No había guardias, ni cercos perimetrales, ni cámaras de vigilancia o ¡cercos electrificados! Siempre fui un defensor del barrio como lo era General paz antes. Yo era esa persona que decía «Ni loco me voy a un country» y hoy me encuentro construyendo mi casa en uno de ellos.  

Está claro que preferís el barrio como era antes  
Sí, pero no solo por lo urbanístico. También me preocupan muchas cuestiones de educación que se ven en el barrio: estacionarse en doble fila u ocupando una cochera o peor ¡una rampa para discapacitados! En estos últimos 15 a 20 años hemos creado una sociedad a la que no le importa más el respeto. Pero creo que estamos a tiempo de volver, tenemos que cambiar siempre para mejor; no culpemos a los gobiernos de lo que nos compete a nosotros. Aunque parezca un cliché, el cambio empieza por uno mismo.

“Por la inseguridad aumentó la demanda de departamentos en edificios y nacieron los countries. Si el delito fuera menor los barrios cerrados se contarían con los dedos” 

El arquitecto Miguel Viano, entre otros logros, ganó una distinción en el Concurso de Ideas para la nueva sede del Banco de Córdoba.