El negocio está al lado del Banco de Córdoba, a cien metros exactos de la seccional sexta de policía y el edificio tiene guardia. Nada de eso detuvo a los ladrones. 

En la madrugada de este miércoles desvalijaron Líneas, comercio de cortinas y blanco ubicado en plena avenida 24 de septiembre al 1300, a una cuadra de la comisaría.

En diálogo con La 24, Dolores, la dueña del negocio, dijo estar indignada no solo por la proximidad de la seccional sino también porque en el edificio donde está el local se paga con las expensas un guardia de seguridad particular. “Por acá hay mucha presencia policial y además está el guardia y ninguno pudo hacer nada”, asegura.

Los ladrones rompieron la vidriera con un elemento contundente y, aparentemente sin ingresar al local, sustrajeron productos valuados en alrededor de 40 mil pesos, según estimaciones de la dueña.

«Cuando llegué esta mañana había una caja grande abierta. Se ve que han usado eso para romper el vidrio sin hacer tanto ruido», era la hipótesis de Dolores, notablemente molesta con el guardia del edificio que estaba a metros del local y ni se enteró del episodio.

“Recién había terminado de armar la vidriera con todos los productos nuevos para la temporada que comienza”, afirmó Dolores, sin ocultar su bronca por la situación.

Un agente de la policía barrial vio el vidrio roto y alertó a sus colegas de la comisaría; por eso al llegar esta mañana al local, Dolores se encontró con un policía parado en la puerta que se quedó ahí para evitar que lleguen otros ladrones y roben algo más.

La comerciante explicó que la empresa constructora del edificio no autoriza a los locales a poner rejas, por lo cual no pueden tomar esa medida para resguardar el negocio.

Dolores señaló que el local de ropa vecino también ha sufrido un robo, aun cuando están a escasos cien metros de la comisaría sexta.